Las Aves de Combate son mucho más inteligentes de lo que crees


Por lo que respecta a la inteligencia animal, todos saben que los cerdos son bastante inteligentes, las vacas son tontas y los pollos ocupan el sitio entre las aves y los peces dorados. Aunque eso tal vez no sea completamente cierto.

Cuando el director Werner Herzog miró los ojos de un pollo (supuestamente antes de que dicho animal hiciera un baile al final de la película Stroszek), ofreció una famosa descripción de esta ave, diciendo que “la inmensidad de su cerebro plano, la inmensidad de su estupidez” era “abrumadora”.

Pero la carne de pollo, su piel y huevos son deliciosos y baratos. Se calcula que 8 mil millones de pollos se consumen cada año en Estados Unidos; eso equivale a más de 40 kilos por persona al año. Mientras que en Argentina cada persona consumió la sorprendente cantidad de 42.3 kilos tan solo en el primer cuatrimestre de 2015. No es necesario decir que dichas cifras no son sinónimo de que los animalitos tengan condiciones vitales agradables. Pero, ¿a quién le importa sus condiciones de vida, si son criaturas completamente estúpidas, no? Mal.

A pesar de lo diestro que era Werner Herzog para señalar la delicadeza y el absurdo de la condición humana, quizá haya pasado por alto la clave de la psicología del pollo.

Lori Marino es una investigadora de Neurociencia y Comportamiento Biológico en Emory. Recientemente publicó un estudio llamado “Thinking chickens: a review of cognition, emotion, and behaviour in the domestic chicken” (Pollos pensantes: una reseña sobre la condición, emoción y comportamiento de los pollos domésticos) en el diario Animal Cognition.

En él, Marino recopila sistemáticamente todas las publicaciones existentes arbitradas sobre pollos y evalúa la literatura científica en categorías como habilidad numérica, percepción del tiempo, comunicación y personalidad. Sus resultados fueron sorprendentes y quizá logran que reflexiones más acerca de los pensamientos y sentimientos de tu ave no voladora favorita.

MUNCHIES: ¿Los pollos son realmente “más tontos” que otros animales?
Lori Marino: No. Creo que los pollos “están en desventaja” por una combinación de razones. No son mamíferos y a la gente le gusta comerlos. En general, las personas tienden a ver a los mamíferos como más inteligentes que las aves cuando no necesariamente es el caso. Y, más importante aún, la gente minimiza la inteligencia, sensibilidad y consciencia de cualquier animal que comen, porque causa menos disonancia cognitiva. De este modo, no se perciben más que como alimento, un producto.

Según tu investigación, ¿cuál es el concepto erróneo más grave sobre la inteligencia del pollo?
Me parece que lo más grave no solo es creer que no son inteligentes, sino también que no tienen sentimientos y pensamientos entre ellos. En mi investigación, estaba sorprendida por la evidencia que hallé respecto a su complejidad social y sensibilidad emocional hacia otros, característica normalmente atribuida a los mamíferos.

Así que, ¿son conscientes de sí mismos y de otros?
Tienden bastante a hacer comparaciones entre sí mismos y otros pollos, a veces usan estas comparaciones en formas que pueden considerarse “maquiavélicas” o estratégicas. Aprenden también por observación. Y en términos emocionales, muestran la capacidad de conmoverse por las emociones de otros pollos y éste es el principio psicológico de una forma simple de empatía.

El término “psicología del pollo” aparece algunas veces en tu artículo. ¿Qué significa?
La psicología es el estudio del comportamiento y la mente. Cuando pensamos en un psicólogo, pensamos en alguien que trabaja con personas. Pero todos los animales tienen mente, por lo tanto tienen psicología y los pollos no son la excepción. Uso el término “psicología” deliberadamente, no solo porque es válido científicamente, sino que reconoce el hecho de que los pollos en verdad tienen mente.

Existen tantas ocasiones en que nos referimos a los pollos como “cosas” que es importante reconocer que ser un pollo tiene una sensación. Tienen mente y cada pollo es un individuo al igual que nosotros. El lenguaje es importante y puede cambiar nuestra percepción. Es por eso que los pollos son un quién y no un qué.

De todas las cosas que podías estudiar, ¿por qué decidiste observar el mundo interno de los pollos?
Ante todo, mi propósito al revisar la literatura científica fue separar los hechos de la ficción. Quería resumir lo que la ciencia nos había dicho sobre quiénes eran los pollos y dónde podría haber áreas interesantes y atractivas para encontrar materia potencial para realizar investigaciones no invasivas con estos animales. Así que, el estudio se presenta a sí mismo como una reseña arbitrada científicamente. Pero, habiendo dicho eso, creo que la ciencia puede y debe informarnos para mejorar nuestra percepción y comportamiento.

¿Esta es una petición para que los pollos reciban un trato más humano?
Ciertamente deberíamos tratar a todos los animales de manera más humana pero creo, respecto a los pollos, que deberíamos considerar de manera seria cómo los tratamos sistemáticamente en todo el mundo, todos los días. Nuestro trato se basa en suposiciones falsas acerca de que no tienen vidas altamente psicológicas o sentimientos. Eso sencillamente no es cierto y necesitamos avanzar respecto a ese conocimiento si queremos reclamar que nosotros también somos seres sensibles y compasivos.

Todo esto es muy interesante. Gracias por hablar con nosotros.

0 Yo les recomiendo
Previous La Tifoidea Aviar
Next DEFECTOS EN LA CALIDAD DE LOS HUEVOS DE LAS GALLINAS DE RAZA

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *